Para una conservación de larga duración, es fundamental que la fruta se recoja en el momento adecuado. Ni demasiado pronto, ni (sobre todo) demasiado tarde. La conservación se reduce a impedir la maduración y el envejecimiento, preservando el sabor y la calidad. En realidad, lo que se hace es retrasar la maduración. Existen varios métodos de conservación de la fruta. Los más conocidos con la Atmósfera Controlada (AC) y el Oxígeno Ultrabajo (ULO).

La conservación en AC

La conservación en AC regula la temperatura, humedad relativa (HR) y los niveles de O2 y CO2. 
Lea más acerca de la conservación en AC

La conservación en ULO

La conservación en ULO reduce drásticamente los niveles de O2 (inferiores al 3%). 
Lea más acerca de la conservación en ULO


Van Amerongen le informa sobre la técnica más adecuada para sus productos.

Gracias por su mensaje